13.2.15

Plegaria



De rodillas he llegado
al Cristo de los gitanos,
a suplicarle algún día
que tú me quieras serrano

El escucho mi llamado,
Más de mí no se ha apiadado
Que en su carita yo he visto
el llanto que ha derramado

Ay Cristo de los gitanos
porque me has abandonado,
Te cambiara por sus besos
Las espinas y el calvario



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por pasarte a comentar